Kósquires

Categoría: Cuentos, Infantiles

Un Cuento Para Contar

Fernando Rusquellas

¿Cuántas patitas tengo yo, Mamá Ratona? – Preguntó Ratoncito Rechoncho.

Mamá Ratona le contestó enseguida:

– ¿Quieres saber cuántas patitas tienes, Ratoncito Rechoncho?¡Entonces vamos a contarlas…: una, dos, tres y… cuatro! ¡Tienes cuatro patitas, Ratoncito Rechoncho!
– Pero yo tengo otra patita más. – Protestó Ratoncito Rechoncho – ¡Tengo cinco patitas!.
– ¡Esa no es una patita, Ratoncito Rechoncho! ¡Es tu colita! – Le explicó Mamá Ratona con mucha, pero mucha paciencia.
Ratoncito Rechoncho se fue muy preocupado a encontrarse con su amigo  Pimpim Pollito.
– Mamá Ratona dice que tengo sólo cuatro patitas, – Le dijo Ratoncito Rechoncho a Pimpim Pollito. – por que la otra no es una patita, es mi colita.
¿Tu también tienes cuatro patitas, Pimpim Pollito?
– No sé, todavía no aprendí a contar. – Contestó Pimpim Pollito. – Vamos a preguntarle a Mamá Gallina.
Mamá Gallina les contestó enseguida:

– ¿Quieres saber cuántas patitas tienes, Pimpim Pollito? ¡Entonces vamos a contarlas…: una y dos! ¡Tienes dos patitas, Pimpim Pollito!

Ratoncito Rechoncho y Pimpim Pollito, se fueron muy preocupados a caminar por el jardín justo cuando pasó volando Mapocha Mariposa.
– Mamá Ratona dice que yo tengo cuatro patitas, – Le dijo Ratoncito Rechoncho a Mapocha Mariposa.
– Y Mamá Gallina dice que yo tengo dos patitas.– Le dijo Pimpim Pollito a Mapocha Mariposa. – ¿Tu también tienes dos patitas,Mapocha Mariposa?
– No sé, todavía no aprendí a contar ¡Y no sé cuántas patitas tengo! – Contestó Mapocha Mariposa.
¡Entonces vamos a contarlas…!  – Dijeron al mismo tiempo Ratoncito Rechoncho y Pimpim Pollito. – Una, dos, tres, cuatro, cinco y… seis. ¡Tienes seis patitas, Mapocha Mariposa! – Justo en ese momento pasó volando Mosca Molesta.
– ¡Tengo seis patitas!  – ¿Cuántas patitas tienes tú, Mosca Molesta? — Le gritó en la oreja Mapocha Mariposa a Mosca Molesta. 
Mosca Molesta había quedado medio sorda por el grito de Mapocha Mariposa en su oreja y contestó avergonzada:

– No sé, todavía no aprendí a contar.
– ¡Entonces vamos a contarlas…! – Dijeron al mismo tiempo Mapocha Mariposa, Ratoncito Rechoncho y Pimpim Pollito. – Una, dos, tres, cuatro, cinco y… seis. ¡Tienes seis patitas, Mosca Molesta, igual que Mapocha Mariposa!
– ¡Bahh, tanto lío por seis patitas! – Dijo Ña Ña Araña que había escuchado toda la conversación desde su tela en el arbolito. – Cuenten las mías y ya verán quién tiene más patitas en este jardín…
Mapocha Mariposa y Mosca Molesta volaron hasta una ramita bien alta… por si acaso… Mientras, Ratoncito Rechoncho y Pimpim Pollito contaron 
Ratoncito Rechoncho y Pimpim Pollito contaron al mismo tiempo las patitas de Ña Ña Araña.: – Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y… ¡ocho!…¡Tienes ocho patitas, Ña Ña Araña! 

Y todos cantaron y bailaron para festejar a Ña Ña Araña por sus ocho patitas. 

Por un agujerito que había en la tierra salió medio dormida Lombriz De Tierrita y preguntó:

– ¿Qué es todo ese bochinche, que no puedo dormir?

– No te enojes, Lombriz de Tierrita, – Le dijeron. – Estamos festejando que Pimpim Pollito tiene dos patitas, Ratoncito Rechoncho tiene cuatro patitas, Mapocha Mariposa y Mosca Molesta tienen seis patitas y Ña Ña Araña tiene Ocho patitas.  ¿Cuántas patitas tienes tú,Lombriz de Tierrita?

– ¡No sean tontos y déjenme dormir tranquila! – Protestó Lombriz de Tierrita.– ¡Las Lombrices de Tierrita no tenemos patitas! – Y se metió enojada en su agujerito en la tierra.
Ratoncito Rechoncho, Pimpim Pollito, Mapocha Mariposa y Mosca Molesta se quedaron muy preocupados por que habían hecho enojar a Lombriz de Tierrita.
Ña Ña Araña estaba orgullosa de tener más patitas que los demás que se fue a dormir a su tela en el arbolito, pero de pronto se oyó una vocesita que decía:

– ¡Bahh, tanto lío por ocho patitas! Cuenten las mías y ya verán quién tiene más patitas en este jardín… – Era José Cienpiés que estaba muy apurado y salió sacudiéndose desde debajo de un ladrillo.
Ratoncito Rechoncho, Pimpim Pollito, Mapocha Mariposa, Mosca Molesta, Ña Ña Araña y hasta Lombriz de Tierrita, que volvió a salir de su agujerito, empezaron a contar las patitas de José Cienpiés:

– Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete ocho… – Pero sólo sabían contar hasta ocho y José Cienpiés tenía un montón más de patitas.
Entonces Ratoncito Rechoncho les dijo a sus amigos: – Vayamos juntos a pedirle a Mamá Ratona que nos enseñe a contar todas las patitas de José Cienpiés.
– Sí, sí, pidámosle también a Mamá Gallina que nos enseñe a contar hasta cien – Dijo Pimpim Pollito.
– Sí, sí. – Dijo Ña Ña Araña con cara de enojada. – Tenemos que saber contarlas a ver si es cieerto que tiene cien patitas como él dice.
Y todos los amigos fueron corriendo contentos para que Mamá Gallina y Mamá Ratona les enseñaran a contar hasta cien.

Mientras, José Cienpiés se quedó esperando muy quietecito debajo de un ladrillo.

 

Licencia Creative Commons
Un Cuento Para Contar por Fernando Rusquellas se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

 

Comments are closed.