Kósquires

El Pozo

Ricardo Lewitan


Escuchó una voz que dijo: “Busca en lo profundo”. Tomó una pala y comenzó a excavar. A su alrededor se amontonaban montañas de tierra. “Más, más, más”, se decía. “No abandones, sigue excavando, no abandones, busca, busca…”

El pozo se hizo cada vez más profundo, desde el fondo a penas se distinguía el cielo celeste y escaseaba el aire; le dolían los brazos y poco se podía ver por tanta obscuridad. Casi desfalleciente y desesperado quiso salir. No encontró manera. Cuando intentaba trepar, la tierra de las paredes se desmoronaba implacable. Gritó pidiendo ayuda hasta quedar sin voz y luego llegó la noche.

Al amanecer del otro día, alguien que pasaba por el lugar encontró el pozo, miró en su interior, solo vio obscuridad. Gritó y nadie contestó. “Puede ser peligroso”, se dijo.

Tomó una pala y tapó el pozo.

 

Licencia Creative Commons
El Pozo por Ricardo Lewitan se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Comments are closed.