Kósquires

Alguna Vez un Pequeño Planeta

Fernando Rusquellas

 

1. En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

2. Y la tierra estaba desordenada y vacia…

6. Y dijo Dios: haya expansión en medio de

las aguas…

10. Y llamó Dios a la seca Tierra,

y a la reunión de las aguas llamó Mares :

y vio Dios que era bueno.

11. Y dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde,

hierba que de simiente… :y fue así.

1: DE ROJO FUEGO A VERDE MAR

Alguna vez el planeta que habitamos fue una inmensa bola de fuego.

Alguna vez se enfrió.

Separáronse alguna vez las aguas de la tierra firme.

Una misteriosa atmósfera de amoníaco y dióxido de carbono inundó aquel inhóspito lugar.

Pasaron muchos, muchos millones de años y alguna vez, unos sencillos seres inauguraron la vida.

La novedad tuvo una gran éxito y como toda novedad exitosa, se puso de moda. No hubo mar, ni laguna, ni charco que no la adoptara.

Un extraño color verde tiñó el agua y más tarde la tierra.

A sólo pocos millones de años de su irrupción, los intrusos habían cambiado todo.

La atmósfera ya nunca más fué la que antes había sido: el oxígeno reemplazó a los antiguos gases y el viejo dióxido de carbono, absorbido por aquellos vegetales, casi desapareció.

El planeta rojo se tornó verde.

21. Y crió Dios las grandes ballenas y

toda cosa que anda arrastrando(…),

y toda ave alada según su especie: y

vio Dios que era bueno.

24. Y dijo Dios: Produzca la tierra

seres vivientes según su género,

bestias y serpientes y animales de

la tierra según su especie: y fue así.

27. Y crió Dios al hombre según

su imagen, a imagen de Dios lo crió;

varón y hembra los crió

2: BAJO LA PROTECCIÓN DE UN TECHO

Y alguna vez, un nuevo estado de cosas quedo establecido sobre la faz de aquel Planeta: una atmósfera con oxígeno y en la tierra el carbono formaba parte ahora, de los flamantes seres vivos.

Alguna vez, una capa de oxígeno en forma de ozono se estableció en lo alto de la atmósfera y protegió a los seres vivos de las peligrosas radiaciones ionizantes llegadas del espacio exterior.

El mundo se hizo más y más habitable.

Día a día fue más fácil la vida.

Nuevos y variados inquilinos quisieron ocuparlo hasta que alguna vez, un lampiño recién llegado aprendió a caminar erguido. Su cabeza, abultada como la de ningún otro, guiaba con eficiente precisión los movimientos de las extremidades anteriores. El descubrimiento y utilización de las manos fue el comienzo de una aventura diferente.

Los humanos.

3:UNA HISTORIA DE GRANDEZAS Y MISERIAS

Los humanos evolucionaron rápidamente.

Con sus ágiles manos tocaron todo.

Investigaron todo.

Revolvieron todo.

Modificaron todo.

Ensuciaron todo.

Como seres gregarios, los humanos crearon los idiomas, la Civilización, las creencias, la Filosofía, el Arte, las Ciencias y la Tecnología y con ellas… el progreso.

No pasó mucho tiempo para que, herederos de un suculento tesoro, los humanos dilapidaran sus riquezas.

Millones de compañeros de ruta, animales y vegetales, desaparecieron definitivamente de la faz del planeta aniquilados por esas manos, creativas unas veces, destructivas otras.

8-11. (…) Y la tercera parte de las aguas

fue vuelta en ajenjo y muchos hombres

murieron por las aguas, por que

fueron hechas amargas.

2. (…), y subió humo del pozo como el

humo de un gran horno; y oscurecióse

el sol y el aire por el humo del pozo.

5. (…) y su tormento era como tormento

de escorpión, cuando hiere al hombre.

10-5. Y el ángel que vi estar sobre el mar

y sobre la tierra levantó su mano al cielo,

6. Y juró por el que vive por siempre jamás,

(…),que el tiempo no será más.

LIBRO PRIMERO DE MOISES,

EL GENESIS, CAP I

4:LA CASA FUERA DE CONTROL

No hubo fantasía que el humano no intentara materializar. Construyó edificios, ciudades, máquinas.

Modificó moléculas químicas y creó otras nunca antes imaginadas siquiera por la Naturaleza.

Manipuló los procesos biológicos, y hasta incursionó en los alrededores del Planeta donde había nacido.

Se dio todos los gustos.

Sin respetar nada.

Escapó a los sistemas de control con que la Naturaleza mantuvo su maravilloso equilibrio durante millones de años.

Alguna vez, hace demasiado poco tiempo, algunos humanos miraron a su alrededor y vieron el panorama desolador de un mundo devastado por sus actividades sin control.

Recapacitaron.

Tal vez demasiado tarde.

Notaron que aquel pequeño planeta otrora incandescente era su casa, la casa de todos los habitantes, vegetales o animales, insectos o vertebrados, moluscos o humanos…

Notaron también que sólo los humanos, trabajando juntos y sin descanso podrían llegar a revertir (al menos en parte) aquel desastre.

21-1. Y vi un cielo nuevo, y una tierra

nueva; por que el primer cielo

y la primera tierra se fueron, y

el mar ya no es.

                               APOCALIPSIS

5: LA PIEDRA FUNDAMENTAL DE LA ÚNICA ESPERANZA

Surgió la Ecología.

Hablaron.

Primero entre ecólogos, especialistas conocedores del tema.

Después difundieron sus observaciones a los cuatro vientos.

La prensa oral, escrita y televisiva colaboró con efectividad.

LLegaron hasta las esferas de poder.

Demostraron que la catástrofe ecológica, más tarde o más temprano toca a todos por igual, sin discriminar ideología política, creencia, raza o posición social.

Lograron que se los escuchara.

Consiguieron algún apoyo. Insuficiente aún, pero por primera vez en la historia de la Humanidad, los Estados se interesaron en el cuidado del Planeta.

Se dictaron leyes para la protección del medio ambiente. Y alguna vez, algunos países las pusieron en práctica.

Es sólo el comienzo de una tarea que llevará enormes esfuerzos.

Es sólo el comienzo de una tarea que gastará mucho dinero.

Es sólo el comienzo de una tarea que consumirá generaciones enteras de humanos.

Sólo sabemos que vale la pena intentarlo.

Licencia Creative Commons
Alguna Vez un Pequeño Planeta por Fernando Rusquellas se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Comments are closed.